Encuentro de las EsPeRe: Declaración de Santo Domingo

La Red Internacional de aliadas y aliados por la Cultura Política de Perdón y Reconciliación, somos un colectivo que reflexiona sobre las causas y consecuencias que genera la violencia y propone alternativas de solución que nos articulen como ciudadanos comprometidos y socialmente responsables.

Ante los escenarios de rabias, odio y deseos de venganza que asisten a nuestros países y nuestro mundo, y ante la dificultad de establecer caminos de entendimiento y de comunión, 260 aliados representantes de 21 países, nos hemos reunido en Santo Domingo, República Dominicana, en el V Encuentro Internacional bajo el lema “Desactivando la violencia, activando la paz”, para señalar la violencia en sus muchas manifestaciones y para ratificar nuestra convicción y compromiso con la cultura ciudadana del perdón y la reconciliación.

Reconocemos, con una espiritualidad de ojos abiertos capaz de mirar de cara a la violencia, que los problemas estructurales, la injusticia y la desigualdad social crecen de modo preocupante en nuestros países, si permitimos que crezca también la violencia
física, social y moral. Dentro de esta violencia nos duele evidenciar particularmente, los casos alarmantes de corrupción e impunidad, así como los feminicidios, entre muchos otros.

Exigimos a los gobiernos y las instituciones garantías para instaurar una cultura de paz, erradicando prácticas y lenguajes que provocan violencia social, racial, partidaria y religiosa.

Convocamos a nuestros hermanos y hermanas, todos, a comprometerse en la construcción de una paz sostenible y duradera. En modo especial, invitamos a las fuerzas vivas de las Iglesias Cristianas, y en especial a los millares de católicos comprometidos que viven en este Continente, a recuperar la centralidad de la propuesta del perdón. El Papa Francisco, hablando del perdón, va proclamando por todas partes que llegó la hora de retornar a lo esencial...Sin el perdón queda solo una vida infecunda y estéril (MV 10). Por eso, seguimos creyendo que es posible desactivar la violencia y activar la paz a través de las buenas prácticas del Perdón y la Reconciliación fomentando una cultura de diálogo y del encuentro, de la construcción de la verdad y la justicia.

Santo Domingo, República Dominicana a 15 de octubre de 2017